Crecida del río Matus en Penipe arrastró parte de puente que conecta comunidades

Los habitantes de las parroquias Matus y Bayushig tuvieron que caminar más de 30 minutos unos para ingresar en sus tierras y alimentar el ganado, y otros para llegar hasta sus instituciones educativas. Foto: Elizabeth Maggi / El Telégrafo

Las lluvias constantes que se presentan en Penipe, provincia de Chimborazo, amenazan con dejar incomunicadas a dos parroquias del cantón. La crecida del río Matus arrasó con parte de un puente y su infraestructura está por ceder.

Esta mañana, los habitantes de las parroquias Matus y Bayushig tuvieron que caminar más de 30 minutos unos para ingresar en sus tierras y alimentar el ganado y otros para llegar hasta sus instituciones educativas.

Según moradores del lugar, las lluvias se presentaron durante toda la noche, por ello el río alcanzó dos metros de altura, carcomiendo gran parte del puente de concreto el mismo que se partió y quedó sobre la superficie de las aguas.

“Se escuchaba el sonido de las piedras que traía el río, pero no pensamos que iba a crecer tanto hasta el punto de llevarse el puente, ahora es un gran problema salir y entrar de nuestras viviendas”, mencionó Sara Cajas habitante de Bayushig.

Alrededor de 20 personas que se transportaban en uno de los buses tuvieron que bajar y continuar a pie. “Cuando salimos de nuestras casas el puente estaba bien, lo bueno es que nadie estaba por aquí cuando se cayó”, señaló Julia Tinulisa habitante de Matus.

Wilfrido Conde director de la Unidad de Gestión de Riesgos del Municipio de Penipe indicó que el paso vehicular por esta zona está prohibido, pues se teme que el puente no resista el peso.

“No podemos permitir el paso de carros y muchos menos de transporte de pasajeros, lo hacemos para evitar situaciones de riesgo, estamos esperando la evaluación de técnicos para solucionar este inconveniente que deja la naturaleza”, añadió Conde.

Miembros de la Policía Nacional se encuentran en el lugar para advertir a las personas y evitar el tráfico vehicular. “Estaremos de forma contante en esta zona en especial en la noche para precautelar la integridad física de las personas”, señaló Eduardo Sani, policía a cargo de la seguridad.

Cabe señalar que las parroquias Matus y Bayushig se dedican a la agricultura y ganadería, por lo que el puente es vital para realizar sus actividades de comercio. El Telégrafo

Comentarios

comentarios

Por | 2017-01-29T18:18:33+00:00 17 Junio, 2015|Noticias|

About the autor: