Cosas que perjudican o benefician a nuestros hijos

Perjudica decir: Si lavas los platos, te doy un chocolate.

Beneficia decir: ¿Te acuerdas como lavaste los platos hace poco? Fue de mucha ayuda.

Perjudica decir: Si no comes la sopa, no vas a crecer y serás débil.

Beneficia decir: Si comes la sopa, serás fuerte e inteligente como tu papá.

Perjudica decir: ¡Vamos, muévete! ¡Cuánto tiempo tengo que esperarte!

Beneficia decir: ¡Juguemos a quién se a lista primero!

Perjudica decir: ¡Deja de llorar!

Beneficia decir: Sé cómo te sientes, también me hubiera ofendido; hablemos de eso.

Perjudica decir: ¡Ya es suficiente, solo cálmate!

Beneficia decir: Lo entiendo, pero sabes que no puedo permitírtelo.

Perjudica decir: ¡Lo haces mal, mejor yo lo hago!

Beneficia decir: Te voy a enseñar un sencillo truco para que los hagas mejor y rápido.

Perjudica decir: ¡Nos vamos ya, porque yo digo!

Beneficia decir: Sé que quieres jugar, pero ya tenemos que irnos.

Perjudica decir: ¡Mira lo que hiciste!

Beneficia decir: Sé que no era tu intención, pero ten más cuidado la próxima vez.

 

Recuerda lo que nos dice la Biblia: “No provoquemos a ira a nuestros hijos, sino eduquémoslos en la disciplina y el temor de Dios”.

MDC/ag

Comentarios

comentarios

Por | 2017-07-03T07:55:43+00:00 17 Marzo, 2017|Familia|

About the autor: