Construyendo iglesia afuera de la iglesia

¿Iglesia afuera de la iglesia? Pues sí. A lo largo de los siglos el concepto de iglesia cambió drásticamente. Pasamos de construir comunidades a levantar edificios; de familias a reuniones; de compartir todo a dar lo justo.

Pareciera si ahora perteneciéramos a un club, uno que tiene requisitos: vestirte de una manera, hablar de una manera, actuar de una manera diferente a lo que eres o haces. No es un lugar al que puedes llegar como eres, o como soy: pecador. Tenemos que llegar pre cristianizados de manera que nuestro aliento a cigarro, a alcohol, a las palabras que decimos desaparezca el momento en que pasamos la puerta de la iglesia.

Dejamos nuestra forma de ser en una percha en la puerta del templo mientras escuchamos un sermón. Al salir retiramos nuestras malas costumbres, nos quitamos la careta y la dejamos allí hasta la próxima semana. Quizá no es tu historia, es la de otros.

Es hora de construir iglesia afuera de la iglesia, donde está la gente: cafeterías, universidades, calles, oficinas. Si Dios no nos quisiera en este planeta nos habría llevado al cielo hace mucho tiempo, pero nos tiene aquí por una razón: él ama al mundo así tal cual es. No requiere que el mundo sea creyente para amarlo, lo ama tal cual es: pecador, imperfecto, manchado, herido, ofendido, violento. Él ama al mundo porque lo creó aunque se haya distorsionado.

¿Quieres hacer iglesia afuera de la iglesia? Ama a quienes están a tu alrededor aunque no piensen como tú, no crean lo que tú crees. La gente no conocerá a Jesús a través de tus memorizaciones bíblicas sino de tu manera de vivir. Cuando tienen hambre ¿les das de comer?, cuando no tienen paz ¿les das un abrazo?. Ama como Jesús ama, sin requisitos previos y que ese amor que les demuestras sea lo que les transforme.

Escrito por:

Jimmy Sarango | www.jimmysarango.com

Camilo Velasco | www.oneuio.com

Comentarios

comentarios

Por | 2016-07-20T14:41:13+00:00 20 Julio, 2016|Uncategorized|

About the autor:

Soy un joven al servicio de los jóvenes. Disfruto aprender y compartir con otros las lecciones que Dios me ha permitido vivir. Soy músico aficionado, fotógrafo improvisado y bloguero por gracia de Dios.