La muerte de cinco misioneros en la Selva de Ecuador, fue el camino para que todo un pueblo no sea destruido y encuentre salvación. Gilberto Nequimo nos cuenta lo que sucedió después de la muerte de los misioneros a manos de los Huahoranis

Comentarios

comentarios