Como te Ven, te Tratan

Seguramente esta frase la hemos escuchado cientos de veces, pero pocas veces hemos hecho conciencia de lo que realmente significa.

Personalmente yo la cambiaría por “como te proyectas te perciben”. En esta vida todo cuenta. Si vamos por la vida enojados, molestos y frustrados, el resto de personas podrán notarlo, en nuestra manera de hablar, nuestro vocabulario, nuestras expresiones, e incluso nuestras actitudes, y frente a tales estímulos las personas automáticamente responderán de la misma manera, generando un efecto negativo y desgastante para la autoestima, conocido como “apatía”.

Por el contrario, si sonreímos, somos amables, usamos un vocabulario positivo y tenemos una actitud ganadora, conseguiremos que las personas respondan de la misma manera, creando un efecto positivo conocido como “empatía”.

¿Sabías que el 50% de la reacción de la otra persona en un proceso de interacción social, es el resultado de los estímulos emitidos por ti mismo? Esto significa que cuando peleamos en la calle porque alguien no nos cedió el paso, discutimos en casa por pequeños desacuerdos, o incluso ponemos en riesgo nuestras amistades debido a actitudes ofensivas aún sin tener la intención de hacerlo, se debe a una sencilla razón, nos comunicamos de manera incorrecta y por ende nos proyectamos de manera inadecuada.

La forma en que nos están escuchando o los gestos que hacemos al decir algo, podrían ser interpretados de cualquier manera y en la mayoría de los casos malinterpretados, por esta razón es necesario que tomemos conciencia de cómo nos comunicamos, teniendo en cuenta que el 85% de nuestra comunicación interpersonal se produce mediante el lenguaje no verbal, además de otros recursos, como sonidos, indumentaria, maquillaje e incluso olores y fragancias, mientras que apenas el 15% lo comunicamos por medio del lenguaje verbal.

Nuestro comportamiento, o aún simplemente la forma en que nos vestimos, deja en evidencia quiénes somos y esto determinará cómo seremos tratados.

Si vemos un animal de 4 patas que ladra y mueve la cola, seguramente lo trataremos como perro. Lo mismo pasa con el ser humano, como nos ven nos tratan, recibimos de acuerdo a lo que damos. De esta manera es importante recordar que si las acciones positivas o negativas provocarán una reacción, es conveniente proyectarnos de mejor manera en pro de nuestra salud mental.

Comentarios

comentarios

Por | 2017-02-15T16:30:06+00:00 15 Febrero, 2017|Familia|

About the autor:

Amo cada cosa que hago. Mi vida siempre ha estado relacionada con los medios, tanto de televisión como de radio, entornos que han aportado mucho a mi crecimiento personal y profesional. Me encanta el poder relacionarme con gente nueva y compartir tiempo en familia mi más grande bendición. Estoy agradecida con Dios y convencida que sus propósitos para cada ser humano siempre son grandes y perfectos.