¿Cómo reaccionar ante la crisis escolar?

Ante cualquier tropiezo académico en nuestros hijos, los padres debemos reaccionar rápidamente porque ellos nos necesitan para darles los primeros auxilios, e impulsarlos a levantarse. Si en ellos hubiese apatía pese al temporal fracaso, debemos ayudarles a que se den cuenta de la realidad y asuman la responsabilidad de su descuido o falta de concentración. Pero una vez que se asimiló su parte en este tropiezo, la idea es trazar un plan de rescate, un plan para levantarse.

La clave para la formación personal en el aprendizaje así como en las relaciones satisfactorias, el desarrollo de su potencial, es:

– Mantener una buena autoestima.

Por tanto rescatar en ellos: Quiénes son, es decir quién los hizo y para qué. Dónde los puso Dios, en medio de una familia que no los va a dejar solos.

Dios tiene un plan para ellos, y que el deseo de EL es que se cumpla, aún y con los tropiezos.

La Biblia dice que Él endereza nuestras veredas.

Pon toda tu confianza en Dios y no en lo mucho que sabes. Toma en cuenta a Dios en todas tus acciones, y él te ayudará en todo. Proverbios 3:5-6

– El tropiezo requiere decisión de levantarse, no quedarse quieto ni acostumbrarse a estar caído. Es similar a que de pronto te dieras un duchazo de agua fría, y el cuerpo reacciona, actúan los reflejos por el cambio de temperatura, así necesitan nuestros chicos una reacción que los despierte.

– No quedarse estáticos y por tanto pasivos

Deben saber que el ser humano no debe dejar de hacer algo, la vida es un tren que esta en marcha y no se detiene, al menos tanto tiempo en un solo lugar, para, pero sigue, se detiene, pero continua.

– Tocar puertas despierta la creatividad para mirar la estrategia a seguir, y en ello ayudamos a desarrollar el plan de recuperación. En las peores crisis el ser humano tiene un potencial para levantarse.

– La oración es una puerta que permite recibir el favor de Dios, y es indispensable en cualquier circunstancia. La “Cultura de Bendición” es permanente en el hogar.

– Como padres humildemente preguntarnos en qué nos falto apoyar o supervisar y reconocer nuestra responsabilidad para juntos lograr el éxito y preveer para futuro.

Comentarios
Por | 2017-01-29T18:15:48+00:00 5 julio, 2016|Familia|