¿Cómo forjar la autoestima de nuestros hijos?

Es importante que reconozcas el valor que Dios te ha dado a ti… su propia vida, entonces es necesario que valores a tus hijos como Dios los valora, si tú sabes el valor que tienes delante de Dios, entonces en- señarás día a día a tus hijos que también ellos tienen ese gran valor, la Biblia nos regala principios prácticos para bendecir a nuestros hijos, yo les llamo “perlas de vida”, la bendición de Isaac a Jacob es un buen ejemplo, del cual podemos extraer los siguientes tips:

•Contacto físico: Génesis 27:26 “Y le dijo Isaac su padre: acércate ahora, y bésame, hijo mío.” Isaac que era un hombre viejo le pide a su hijo adulto que se acerque y lo bese, expresar el amor entre hom- bres a veces no es muy común en nuestra cultura, para los judíos era normal. El contacto físico manda mensajes de aceptación y amor, relaja a la persona que lo recibe, según los especialistas, necesitamos de cuatro a seis abrazos significativos diariamente, por favor abraza, acaricia a tus hijos y decide que en tu hogar habrá libertad para expresar el amor con abrazos, besos, caricias, golpecitos, masajes.

•Aprecio y valor: Génesis 27:27 “Y Jacob se acercó, y le besó; y olió Isaac el olor de sus vestidos, y le bendijo, diciendo: Mira, el olor de mi hijo Como el olor del campo que Jehová ha bendecido.” Isaac siendo un próspero agricultor valora tanto a Jacob que lo compara con la prosperidad de Dios en un campo bendecido solo al oler sus vestidos. Habla a tus hijos del privilegio de ser su madre y cuánto han enriquecido tu vida.

•Bendición con un gran futuro: Génesis 27:28 “Dios, pues, te dé del rocío del cielo, y de las grosuras de la tierra, y abundancia de trigo y de mosto.” Isaac habla a su hijo un gran futuro, sabe que Dios lo bendecirá, que le dará prosperidad, abundancia, gozo y que ten- drá suficiente para bendecir a otros. Está comprobado que cuan- do los adolescentes y jóvenes creen que tienen un buen futuro por- que escuchan de sus padres grandes expectativas, caminan con una mayor seguridad y no caen en conductas delictivas, ni vicios, ni sexo ilícito. Ellos realmente creen que lograrán sus sueños.

•Habla su propósito: Génesis 27:29a “Sírvante pueblos, y naciones se inclinen ante ti; Sé señor de tus hermanos, y se inclinen ante ti los hijos de tu madre…” Cuando nuestros hijos saben que nacieron con una semilla para trascender y cumplir su propósito en Dios, crecen con una sana autoestima, y están seguros que no son un accidente sino que nacieron para hacer historia, y quien la escribe es Su Padre.

•Solidaridad: Génesis 27:29b “…Malditos lo que te maldijeren, y ben- ditos los que te bendijeren.” Debemos ser solidarios con nuestros hi- jos aprendiendo a amar, apoyar y bendecir a sus amigos, ya que al valorar su mundo ellos también se sentirán valorados.

•Un compromiso de vida: Cuando nuestros hijos saben que somos padres comprometidos, que no solo queremos pagar sus gastos, sino que son nuestro gran tesoro y nuestra gran inversión, ya que daremos cuenta de nuestra vocación de padres delante de Dios, entonces su autoestima será sana. La verdadera autoestima nace cuando entendemos cómo nos ve Dios y cuánto nos ama y valora, en Él se fundamenta nuestra identidad, nuestro significado y nues- tros hijos son el sueño de Dios. La autoestima es la plataforma que les lanza a su propósito, como un cohete diseñado para una misión específica, equipado para cumplirla; pero sin plataforma, no subirá al espacio exterior.

Comentarios
Por | 2017-01-29T18:18:15+00:00 24 julio, 2015|Familia|