Aunque se puede preparar con agua, proponemos utilizar leche de lino o cualquier otra bebida vegetal que potencie sus beneficios y cualidades nutricionales.

Cabe destacar que, si bien esta bebida es un excelente remedio para las digestiones pesadas y lentas, también se puede  ingerir de forma regular (2 o 3 veces a la semana) como preventivo de varias afecciones estomacales y del intestino.

Ingredientes

¼ taza de nueces (25 g).

2 rodajas de papaya madura.

2 tazas de mango picado (200 g).

½ cucharadita de cúrcuma (2,5 g).

1 cucharada de semillas de chía (10 g).

1 cucharadita de jengibre en polvo (5 g).

3 ½ tazas de leche de semillas de lino (375 ml).

Preparación

Vierte la leche de semillas de lino en la licuadora y, a continuación, agrega el mango picado, la papaya madura y las nueces.

Procesa todo y, tras obtener una bebida cremosa, agrega el jengibre fresco y la cúrcuma. Procesa nuevamente.

Agrega las semillas de chía y remueve con una cuchara para distribuirlas por toda la bebida.

Sirve y consume al momento para que no se pierdan sus propiedades.

Te recomendamos beber este batido natural de mango y jengibre sin azúcar ni ningún otro endulzante, ya que puede afectar las propiedades de los ingredientes. También porque puede darle un gusto demasiado empalagoso.

Por otra parte, no hay que tomar este batido como sustituto de ninguna comida. Al contrario, se trata de un complemento a la dieta que puede disfrutarse junto con una comida (como el desayuno) o a modo de merienda.

Quienes desean aprovechar el ”impulso energético” de este batido, pueden aprovechar esta bebida antes de realizar su rutina de ejercicios, antes de comer.

Comentarios

comentarios