Chocho sueña con la medalla olímpica

Apoyo. Andrés Chocho posó para el lente de EXPRESO, con la medalla Panamericana ganada en Toronto. Su padre y entrenador, Luis, también fue el formador de Jefferson Pérez.

El 26 de julio de 1996, cuando el marchista cuencano Jefferson Pérez ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atlanta, un coterráneo de apenas 13 años de edad lo observaba por televisión a miles de kilómetros de distancia. En ese tiempo Andrés Chocho practicaba pruebas de fondo en atletismo, sin decidir cuál sería la especialidad que seguiría en su carrera.

Su padre, el entrenador Luis Chocho, había formado a Pérez, pero tuvieron que pasar más de tres años para que Andrés se incline definitivamente por la marcha.

El 26 de julio de 2015, exactamente 19 años después de la hazaña de Pérez, Chocho emuló a su referente. Obtuvo la medalla de oro en la prueba de los 50 kilómetros de los Juegos Panamericanos de Toronto.

Ayer, cuando arribó a la terminal aérea de Guayaquil, se sorprendió por la gran cantidad de periodistas que lo fueron a recibir; el número contrastaba con los pocos que lo despidieron el día que viajó a tierras canadienses. “Es lo que nos toca a los deportistas, pero no hay problema”, indicó, antes de comentar algunas anécdotas sucedidas en la competencia.

“En Guadalajara (la edición anterior) quedé descalificado en el kilómetro 30 y en esta ocasión ya acumulaba dos amonestaciones (con tres lo eliminaban) antes de cumplir los 13 kilómetros. La experiencia anterior me sirvió para aprender a regular mis emociones, a mantener la técnica y ver el momento preciso para escapar del pelotón. Todo salió bien y logramos darle una nueva alegría al país”, detalló.

Con la experiencia que le dan sus 32 años, atendió todos los requerimientos de los reporteros. De repente, el tema de la falta de confianza por parte de los periodistas ecuatorianos volvió a salir a flote.

“No sabría decir si mi medalla resultó sorpresiva. Antes de los Panamericanos realicé un ciclo de pruebas en Europa y todo fue bien. Sabía que estaba entre los favoritos, así lo señalaron medios internacionales, que incluso me ubicaban entre los diez deportistas a seguir en Toronto 2015, pero preferí mantenerme en silencio, para no perder la concentración”.

Se siente capacitado para luchar por una presea olímpica, posiblemente en Río 2016. Irá paso a paso, quemando etapas.

Hoy se someterá a una evaluación para definir el nivel de desgaste que tuvo en la pista de Toronto, mañana comenzará un nuevo ciclo de entrenamiento de cara al Campeonato Mundial de Atletismo que se desarrollará en China, entre el 22 y 30 de agosto.

Serán prácticas de cuatro o seis horas diarias, bajo la tutela de su padre. Regresará a las pistas e incluso a las vías en las que muchos conductores les han lanzado improperios por “estorbarles el paso”. Volverá al anonimato, al menos hasta que consiga otra medalla. Expreso

Comentarios
Por | 2017-01-29T18:18:13+00:00 29 julio, 2015|Noticias|

About the autor: