Carta a mis niños.

No sé por dónde empezar. Me cuestiono mis decisiones pasadas, me cuestiono los momentos más bonitos de mi vida y el regalo más hermoso que sin duda he recibido: ustedes.

Son unos aventureros exploradores, fuertes, intrépidos, juguetones, luchadores, divertidos, inteligentes, inconformistas, peleones y sensibles. Son totalmente diferentes el uno del otro, pero tienen esto en común: luchan por lo que quieren.

Me encanta que sean así. Si siguen luchando con toda esta fuerza, cuando sean mayores lograrán cada uno de sus sueños.

¿Saben? A veces siento no ser capaz de ser lo mejor para ustedes, los veo ¡tan pequeños y tan grandes a la vez! Necesitan tanto de mí y yo quisiera darles el mundo entero.

Luego miro al cielo y recuerdo que Dios me trajo aquí para ustedes, o más bien a ustedes los trajo para mí; para amarme a través de sus vidas y enseñarme a ser fuerte, valiente y buena.

Son mi mayor enseñanza de amor.

Me enseñan tantas cosas, a amar, a perdonar. Son mi motor al despertar, me enseñan a ser mejor  para poder darles lo mejor. No soy perfecta, y les pido perdón por las veces en que me equivoco; pero de algo pueden estar seguros, los amo, y cuidare de ustedes, aun cuando sus manos ya sean más grandes  y un día ya no vivan en esta casa.

Mientras tanto, rían, corran y disfruten, sean responsables y esforzados, pero sobre todo, sean felices.

Dios y yo, siempre estaremos aquí para acompañarlos, animarlos, abrazarlos y consolarlos.

Los amo.

Comentarios
By | 2018-05-30T13:13:24+00:00 30 mayo, 2018|Familia|

About the Author:

Soy Karol Denysse, amo la música, cantar es mi pasión; la comunicación mi vocación. Me gusta el mar y comer mariscos. Sonreírle a la gente y dar abrazos hacen que mis días sean mejores. Mi familia es mi prioridad y caminar de la mano de Jesucristo le ha dado un propósito a mi vida.