Carta a mi Suegra

Querida Suegra:

Tenía muchísimas ganas de decirle:

Amo a su hijo, él me ha enseñado a amarlos a ustedes también, a través de él puedo ver el amor tan leal que como familia tienen.

Sé que recibí a uno de sus  más grandes tesoros, esté segura de que lo cuido con el mismo amor y cariño que usted lo hizo. Él ha sido mi gran apoyo, mi gran amigo y ahora es mi presente y futuro.

Estoy muy feliz, pero sobre todo orgullosa de estar a su lado, pues es un ser humano inigualable, y es por la gran enseñanza que ustedes le han dado.

Sé que han sido su guía, le han brindado su ejemplo; anhelo se sientan orgullos de nosotros, siempre vamos a necesitar de sus consejos y experiencias para ser mejores. En ocasiones nos vamos a equivocar, pero con el gran amor que él y yo tenemos saldremos adelante.

Le doy las gracias a través de estas líneas por darme su apoyo, por no juzgarme, por abrir su corazón y acogerme, por formar a mi amado como un hombre maravilloso.

Quiero que sepan que no pierden, al contrario la familia crece, y en mí podrán tener todo el apoyo y cariño que él les ha dado y les seguirá dando, pero aún más fuerte, porque ahora somos dos.

La quiero y necesito que sepa, que para mí ustedes son ya desde hace mucho tiempo “Mi Familia”; honro su amor, su experiencia, su sabiduría y espero un día cuando sea mamá, aquella que ame a mi hijo, pueda decirme todo lo que yo hoy le digo.

De corazón, muchas gracias.

 

Atte. Su nuera…es decir, su hija.

Comentarios
By | 2018-04-03T09:10:16+00:00 3 abril, 2018|Familia, Matrimonios, Vida Cristiana, Vida Diaria|

About the Author:

Soy Karol Denysse, amo la música, cantar es mi pasión; la comunicación mi vocación. Me gusta el mar y comer mariscos. Sonreírle a la gente y dar abrazos hacen que mis días sean mejores. Mi familia es mi prioridad y caminar de la mano de Jesucristo le ha dado un propósito a mi vida.