Camino al corazón de un hombre

¿Has escuchado la expresión “difícil de tratar”? Razones como el temor, los prejuicios, los desencantos, los temores o simplemente la precaución, inhibe nuestra capacidad o voluntad de abrirnos a las personas; incluso a las que son cercanas como nuestro cónyuge, padres, hermanos, hijos, etc.

Hay ocasiones en las que nos encontramos con una serie de obstáculos en el camino para llegar al corazón de la persona que está a nuestro lado. Sentimos que estamos restringidos para gozar de su atención. Vemos que es difícil tener una comunicación abierta porque no hablamos el mismo código de lenguaje. He escuchado a muchas personas decir que cuando intentan conversar con su cónyuge es como si estuvieran hablándole a una piedra o a un témpano de hielo.

Aun así, hay que apostar por una relación accesible y no desmayar en el intento. Podemos empezar por suprimir barreras. Por ejemplo, hay que crear ambientes de confianza y seguridad integral. Además debemos recordar que emocionalmente una persona se abre de manera progresiva. Lo más probable es que usted esté impaciente pero quien esté a su lado necesita dar un paso a la vez. También podemos hacer uso de los sentidos. Las personas se conectan con el mundo –incluyendo con usted- por medio de los sentidos. La cara que usted ponga, las miradas que proyecte, sus movimientos quinestésicos, la ropa que vista, el maquillaje que use y el perfume que se aplique sumado al poder de sus palabras afirmativas hará que pueda llegar con mayor facilidad al corazón de un varón.

De otro lado, un hombre se vuelve accesible cuando percibe que es admirado e imprescindible, cuando siente que es valorado, cuando ve que sus necesidades e intereses son atendidos, cuando es tomado en cuenta para ser promovido. Cuando eso sucede, un hombre siente que ocupa un espacio protagónico en el corazón de aquella persona a quien aprecia y ama; Si esto le ocurre a un hombre, le vuelve más accesible y comprometido.

Comentarios
Por | 2017-01-29T18:18:43+00:00 8 junio, 2015|Matrimonios|

About the autor:

Soy apasionado por mi familia, por las comunicaciones cristianas y por el café. Me encanta escribir y hablar, sembrar árboles y hacer negocios para el Reino de Dios. Me asombra la tecnología y el ciber-mundo donde me siento un forastero estupefacto.