CACHORRA GENEROSA

Hay historias que se quedan fácilmente en nuestra mente y corazón. Hace pocos días leí una de estas historias que señalaban la generosidad de Lana.

 

Lana es una cachorra de 8 meses de edad que fue rescatada de las calles de Brasil por una persona que le ha dado todo el amor que en su corta vida le ha faltado. A pesar de ser tan joven y de estar en un hogar donde la quieren, Lana, por increíble que parezca, sabe perfectamente lo que es estar en la calle y lo importante que es la generosidad.

 

Desde hace poco tiempo, Lana tiene una mantita suave y hermosa donde puede echarse para la siesta sin pasar frío en el jardín de su nueva casa. Y también, desde hace poco tiempo Lana se ha hecho amiga de un perro de la calle. Una buena mañana, Suelen, la dueña de Lana, se encontró que su perra estaba durmiendo pegada a la valla en un trozo de la manta que le había dado para que no pasara frío y el resto de la manta lo estaba compartiendo con el perro callejero que dormía junto a ella al otro de la valla.

 

¿Una cachorra compartiendo generosamente su manta con un perro vagabundo?  ¡Increíble! Está historia me sacudió y me llevó a pensar en la insensibilidad que puede reinar en nuestros corazones frente a la necesidad de las personas que nos rodean.

 

Hay muchos pequeños detalles que marcan la diferencia. Si Lana, una cachorra, puede marcar la diferencia; tú y yo seguro podemos… y con algo que será para eternidad: el amor de Cristo. Nuestra generosidad puede marcar un antes y un después en la vida de alguien; y así hacer historia. Entonces, manos a la obra.

Comentarios

comentarios

By |2018-12-04T09:07:41+00:004 diciembre, 2018|Familia|

About the Author: