Estimulante del sistema inmune

El tomillo tiene propiedades antisepticas, antibióticas y antibacterianas. Es por eso que desempeña un papel importante en la estimulación y el fortalecimiento del sistema inmune y ayuda a combatir las infecciones.

  1. Digestivo

Tanto el tallo y las hojas del tomillo se utilizan popularmente para tratar malestares digestivos. Los fenoles que presenta le confieren un efecto carminativo y antiespasmódico, por lo cual sirve para tratar eficazmente la digestión lenta, los cólicos y los vómitos, además de aliviar los calambres intestinales.

Contra problemas respiratorios

Las infecciones respiratorias pueden combatirse con infusiones de tomillo. Es útil para tratar la amigdalitis, el resfriado, la bronquitis e incluso la tos.

Protege la garganta

Las gárgaras y enjuagues con infusión concentrada de esta planta son muy efectivas contra el dolor de garganta, la inflamación de las mucosas bucales y las encías.

Cuidado de heridas

Desde la antigüedad el tomillo ha sido útil para lavar y curar heridas. Sus propiedades cicatrizantes y antibacteriana permiten su uso en el cuidado de eczemas y el tratamiento de la soriasis.

Comentarios

comentarios