1. Remedio para problemas digestivos

Uno de los usos medicinales del clavo de dolor más importantes tiene que ver con el sistema digestivo. Debido a sus propiedades carminativas y antiinflamatorias, favorece el alivio de los gases y la indigestión. Además, sus extractos han dado resultados positivos en el tratamiento de las úlceras.

Ingredientes

5 clavos de olor

1 vaso de agua (200 ml)

Preparación

Primero, pon a hervir un vaso de agua. Cuando alcance su punto de ebullición, agrégale los clavos de dolor.    Retira la bebida del fuego y déjala reposar alrededor de 10 minutos. Pasado este tiempo, fíltrala con un colador y consúmela. Tómalo hasta 2 veces al día durante 3 días seguidos.

  1. Remedio para la garganta irritada

Las propiedades antimicrobianas del clavo de olor pueden ayudar a eliminar los microorganismos que inciden en la irritación de la garganta. Si bien no debe consumirse por sí solo, es efectivo cuando se mezcla con otros ingredientes saludables.

Ingredientes

1 cucharadita de clavos de olor molidos (5 g)

1 cucharada de rábano puro (15 g)

Miel de abeja (15 g)

Agua tibia (200 ml)

Preparación

Combina todos los ingredientes y viértelos en un vaso de agua tibia.

Una vez obtengas la preparación, realiza gárgaras durante 2 o 3 minutos.

Repite el remedio todos los días hasta experimentar una mejoría.

Comments

comments