Adoración Navideña

Tintoretto fue uno de los grandes pintores de la escuela veneciana. Su hermosa obra “Adoración”, nos muestra a los pastores, con gestos alegres, presentando sus regalos a la Sagrada Familia que se ubica en la parte superior del lienzo, bajo las vigas de madera del portal, en el marco de un cántico de gloria y gozo con varios querubines y el cielo anaranjado.

La adoración es la respuesta de una persona a la presencia de Dios en temor, admiración y alabanza. Es reconocer la grandeza divina y la debilidad humana, y se somete en servicio obediente a un amoroso señor. La adoración y la honra no es otra acción que reflejar a Dios la gloria que emana de su propia persona. Es hablarle al Señor de la hermosura que existe en él.

La Biblia dice que llega la hora cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad. La adoración no está tan solo en la belleza pictórica de una obra de arte, es un estilo vida, es la vida misma. La adoración, como nos la pinta Tintoretto debe ser gozosa porque reconoce la realidad del perdón y la nueva relación que ahora tenemos con Dios a través de Cristo Jesús.

Comentarios
Por | 2017-01-29T18:17:05+00:00 23 diciembre, 2015|Vida Cristiana|

About the autor:

Tras una amplia trayectoria en diferentes medios de comunicación, escribiendo y leyendo noticias, me siento realizado, más aún cuando cada día, a través de los micrófonos de HCJB, puedo dar “buenas noticias” a los amigos de la sintonía. Anhelo seguir de la mano de “Papá Dios” no para ser un comunicador cristiano, sino un cristiano comunicador.