Trabajadores logran que Rodas negocie

Foto: El Telégrafo
Los representantes del Sindicato Único de Trabajadores del Municipio de Quito lograron ayer el compromiso del alcalde Mauricio Rodas para reunirse con dirigentes del gremio hoy.

Los trabajadores realizan manifestaciones desde anteayer exigiendo que el burgomaestre los reciba para negociar acuerdos sobre el monto de elevación salarial para el próximo contrato colectivo del 2016.

La tarde del martes rompieron el cerco establecido por la Policía Metropolitana, ingresaron al Palacio Municipal y llegaron hasta la puerta del despacho del Alcalde. Allí fueron reprimidos con una bomba lacrimógena.

A pesar de ello, estuvieron en el Cabildo varias horas, anunciaron que continuarían sus protestas e incluso amenazaron con realizar una paralización de actividades.

La medida motivó que Rodas anunciara ayer, durante su enlace radial de los miércoles, que se establecerían sanciones contra quienes intervinieron en la protesta y los eventuales huelguistas, las cuales incluirían despidos.

Pese a ello, un grupo de sindicalistas volvió a reunirse la mañana de ayer frente a la Municipalidad capitalina. Una delegación logró ingresar y tras una reunión de aproximadamente una hora, se acordó el encuentro de hoy con Rodas, además de que las amenazas de despidos habrían sido archivadas.

El administrador general del Ayuntamiento, Mauricio Dávila, declaró a la agencia de noticias del gobierno local que “el contrato colectivo se negoció por varios meses y que se ha resuelto el 99% de los puntos”.

El funcionario añadió que está pendiente el último punto relativo a las alzas salariales y señaló que no se pueden atender las demandas de los trabajadores en esta materia porque sería ilegal. “La norma establecida por el Ministerio de Trabajo establece que no se pueden subir las remuneraciones por encima de los techos establecidos por esa entidad; lo contrario es una ilegalidad”, señaló. Sin embargo, Pedro Cangá, secretario del sindicato municipal, insiste en que por medio del diálogo podrán llegar a un acuerdo sin que se irrespete la ley.

“El incremento es negociable. Eso significa que podemos negociar el contrato colectivo, llegar a una cifra media que no perjudique ni a la parte patronal ni a la laboral”, dijo.

El sueldo más alto que puede recibir un integrante del sector de los manifestantes es $ 533 y, según Dávila, el 95% de los miembros del sindicato ya lo supera. Para el 5% restante se plantea llegar al techo, lo que equivale a un incremento de $ 150 en promedio.

Cangá indicó que en otros puntos del contrato colectivo, el sindicato y el Municipio sí lograron acuerdos; entre ellos está el tema del retiro voluntario y jubilaciones.

Con respecto a la amenaza de despido, el dirigente señaló que es una pena que surja este tipo de situaciones, que impide el libre derecho a la protesta. Gustavo Veloz, representante jurídico del sindicato, indicó que en la pasada administración se produjo un alza de $ 40.

En 2013, se acordó un nuevo incremento, que se efectivizó el 26 de febrero pasado, con los votos del bloque de concejales afín al alcalde Rodas, más la edil Karen Sánchez (entonces en Alianza PAIS). La bancada de AP pidió entonces que se consulte el tema a la Procuraduría.

Por su parte, la Asociación de Trabajadores del Municipio, que agrupa a los funcionarios regidos por la Ley de Servicio Público, se pronunció frente a los hechos sin definir un apoyo concreto a ninguna de las 2 partes.

Fausto Delgado, presidente de la Asociación de Trabajadores, indicó que el techo de los sueldos de ese sector es de $ 1.760.

Delgado señaló que en la próxima semana realizarán una reunión con el Alcalde para evaluar los diálogos que han mantenido en este año sobre el tema laboral. El gremio sostuvo que solicitarán al Alcalde renovar el sistema del plan de carrera para homologar sueldos y que se les entreguen nuevos uniformes.

Fuente: El Telégrafo

Comentarios
Por | 2017-01-29T18:17:23+00:00 26 noviembre, 2015|Noticias|

About the autor: