1 800 alumnos dejaron sus aulas en Latacunga por el volcán

Foto: El Comercio.
Paulina Bravo, directora zonal de la Dirección de Educación de Latacunga, indicó que de los 2 000 alumnos que dejaron los planteles fiscales y particulares, solo 200 retornaron nuevamente a la capital provincial.

Las unidades educativas de los cantones Pujilí y Saquisilí recibieron más estudiantes luego de la alerta amarilla decretada por el volcán Cotopaxi. Al menos 811 de los 2 000 alumnos que emigraron de Latacunga y de las zonas consideradas de alto riesgo, recibieron un cupo en las instituciones educativas de estos cantones para este año lectivo 2015-2016.

El temor de una posible erupción del coloso hizo que decenas de familias optaran por mudarse de la capital del Cotopaxi hacia otras ciudades. Según un informe emitido por la Distrital del Ministerio de Educación Pujilí-Saquisilí, en los 58 centros educativos que funcionan en las dos urbes ingresaron 811 nuevos alumnos.

Paulina Bravo, directora zonal de la Dirección de Educación de Latacunga, indicó que de los 2 000 alumnos que dejaron los planteles fiscales y particulares, solo 200 retornaron nuevamente a la capital provincial. El resto se quedó en las unidades educativas de Pujilí, Saquisilí, así como en la de los cantones La Maná, Quito (Pichincha) y de otros lugares del país. “Se garantizó un cupo para los estudiantes que emigraron con sus familias puedan seguir estudiando”.

A las unidades educativas del Distrito de Educación de Latacunga asisten estudiantes que viven en esta misma ciudad, así como otros quienes se desplazan desde zonas aledañas como las parroquias Huaytacama o Pastocalle y cantones como Pujilí y Saquisilí.

Tras la reactivación del volcán, varios padres de familia prefirieron que sus hijos se quedaran a estudiar en sus mismas localidades. Actualmente en el Distrito de Latacunga hay un registro de 57 900 estudiantes; de ellos 27 970 se encuentran en los sitios de peligro. “Pero están preparados y capacitados para actuar en caso de una erupción”.

Alberto Cárdenas, de Pujilí, es uno de los padres que optó por que su hija se quedara a estudiar cerca de casa, en Pujilí, en lugar de trasladarse hasta Latacunga. Doménica, de 14 años cursaba el noveno año de educación básica de la Unidad Educativa Sagrado Corazón de Jesús, en esa ciudad. Ahora asiste a la Unidad Educativa Belisario Quevedo.

Cárdenas explicó que la posible erupción del volcán Cotopaxi causó pánico en su hija, quien -en ese entonces- ya no quería regresar a Latacunga. “Por eso -dice- optamos por cambiarle de institución”.

El nerviosismo comenzó el 15 de agosto cuando se dio la alarma de la supuesta erupción del volcán y se pidió que abandonaran la ciudad. Desde ese día se quedó en casa. “Es positivo porque ahora nos ahorramos al menos USD 120 mensuales, nuestros hijos están más cerca a la familia y se puede compartir más tiempo”.

Doménica dejó de madrugar a las 05:00 para ir a Latacunga. Hace más de 45 días se levanta a las 05:45 para ir al colegio en Pujilí. Ella recordó que tras los primeros días de anunciada la emergencia no quiso ir más a Latacunga. Fuente: El Comercio.

Comentarios

comentarios

Por | 2017-01-29T18:17:36+00:00 6 Noviembre, 2015|Noticias|

About the autor: